SOÑAR COMO SI NO HUBIERA UN MAÑANA.

By Publicado en - Sin categoría en mayo 1st, 2021

«Por que sueño no lo estoy». Leolo

MALAS HIERBAS, PLAGAS Y CACAS

Apenas estamos saliendo de la pesadilla COVID que la paralizado nuestras vidas durante todos estos meses. Los que sentimos este desastre como una oportunidad para recolocar el rumbo de la humanidad, estamos atentos a cualquier señal que indique un cambio de paradigma, un alentar otras soluciones, un movimiento pequeño de lo que parecía inmutable.

Por esa capacidad de optimismo que nos conforma, no dejo de ver chispas y señales por todas partes, que resaltan en una realidad tan oscura y densa. Creo que las soluciones deberán ser colectivas para ser útiles. Sin duda me alegro por todas y cada una de las personas que han podido regresar a sus pueblos o han elegido algún precioso rincón rural para instalarse, huyendo de ratonera en que se ha convertido la ciudad. Me alegro por sus hijos e hijas que crecerán en entornos con más posibilidades. Conozco bastantes personas ahí, algunos han podido hacerlo sin renunciar a sus trabajos, otros porque ya no había trabajo después del desastre pandémico.

En este escenario, lo que me está gustando mucho es el movimiento que se ha puesto a repensar la ciudad. Y se empieza por soñar locamente todas las posibilidades a nuestro alcance. Repensar las ciudades es ahora urgente, y se siente necesario. He leído mucho estos días sobre la re-naturalización de las ciudades. Yo me estremezco cada vez que oigo nombrar como «malas» a las hierbas bizarras que se empeñan en crecer en el hormigón en que nos hemos embutido.

Yo vivo en una ciudad con tres ríos, uno soterrado, y los otros dos exprimidos. La idea de dar más espacio a las riberas y permitir la naturalización, que crezcan bosques para que los ciudadanos podamos respirar, y sin apenas coste de mantenimiento, dejando hacer a la vida. El sueño prosigue dejando de desbrozar las zonas verdes que no son jardines, permitiendo crecer las hierbas, que florecen y alimentan a los insectos, creando composteras comunitarias, y aprendiendo a amar el suelo: dejar de verlo como polvo, y reconocer bichos, piedras, humus, brotes, vida.

¿Desde cuándo decidimos que algo es «limpio» cuando no tiene posibilidad de vida?. las riberas quedan desbrozadas en pro de la limpieza, los insectos, y otros seres son exterminados porque «ensucian». ¿No somos capaces de alentar más «solución» que eliminar la vida que en condiciones tan duras ha colonizado nuestras ciudades?.

Y puestos a soñar la ciudad, ¿no podríamos idear otra gestión de nuestros excrementos que revirtiera la ocurrencia romana de la cloaca? quizá esa materia podría compostarse y devolverse al ciclo de la tierra, en vez de contaminar el agua, que luego hay que depurar, con gran coste. ¿Sería posible alentar otro sistema higiénico en el que el agua dejara de ser la vía de desecho de nuestras deposiciones?.  Alimentar el suelo es ya necesario. Estamos en el siglo 21 y algunos parecen dispuestos a ir a Marte, es posible que algunos terrícolas se sientan mejor en un planeta donde nada crece, pero yo prefiero quedarme en la Tierra, con todas las «malas» hierbas.

Por favor deja un comentario...

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.