RESPIRAR CON LOS ÁRBOLES…

El contacto con la Naturaleza es una parte fundamental de la propuesta. Hay mucho que hacer en el bosque: pasearlo, degustarlo con todos los sentidos, rastrearlo, o jugar al escondite. El hecho de estar allí, rodeados de árboles majestuosos. respirando fitoncidas y rodeados de vida por todas partes, nos ayuda a regular nuestro sistema nervioso.

No es poesía, el bosque nos sana, y la ciencia lo tiene ya muy claro.

Los comentarios están cerrados.