VARIACIÓN: DISFRUTA DE ABUNDANTES POSIBILIDADES.

By Publicado en - Sin categoría en mayo 10th, 2018

(…)Durante un viaje en tren, el doctor Feldenkrais, observó a un hombre que estaba leyendo el periódico al revés. Observó que el individuo, de vez en cuando, movía los ojos y la cabeza, y parecía que leía.
-¿está leyendo el periódico?-le preguntó incapaz de adivinar qué era lo que estaba pasando y demasiado intrigado como para callarse.
– Si, claro- respondió el hombre sorprendido.
– Pero, lo tiene mal puesto – replicó.
El hombre bajó el periódico con cara de asombro y preguntó a Feldenkrais qué quería decir.
Pidiéndole permiso, se lo colocó derecho, girándolo 180 grados,
– Ésta es la posición correcta.
– Gracias – Respondió el hombre, evidentemente un tanto extrañado por este cambio, y siguió leyendo.
Ahora, todavía más intrigado, Feldenkrais le preguntó dónde había aprendido a leer. El hombre volvió a bajar el periódico y le explicó que había nacido muy pobre. En la escuela a la que había ido, solo tenían un libro para toda la clase. Los niños aprendían a leer sentados en círculo con el libro en el centro, siempre en la misma posición. Para los jóvenes lectores que se sentaban a su alrededor, simplemente no había ni arriba, ni abajo, ni lateral de la página. Había tantas variaciones de la impresión del libro como posiciones en el círculo.
Cuando Feldenkrais me contó esta historia, se la conté inmediatamente a mi padre, que asintió con la cabeza indicando que la conocía,»ese hombre venía de Yemen», me dijo.
-¿Cómo lo sabes?- le pregunté.
– He conocido ese tipo de educación- me contestó- Los niños que venían de las pequeñas aldeas de Yemen eran lectores excepcionales, puesto que podían leer desde cualquier ángulo. La posición del texto era indiferente para ellos.
Lo que explicó mi padre tenía mucho sentido. Para el hombre del tren, no había ni derecho ni revés para sujetar el periódico. Las dos formas eran igual de correctas para el. Le resultaba tan cómodo leer el periódico al revés que cuando el doctor Feldenkrais intentó corregirlo, el hombre se sintió verdaderamente extrañado.
Siempre me ha encantado esta historia porque ofrece una importante visión sobre la naturaleza del cerebro, nuestras sorprendentes capacidades y el cuarto pilar de la vitalidad: la variación. Las investigaciones sobre el cerebro han demostrado que la variación -contémplalo como lo contrario a la repetición– aumenta las sinapsis en el cerebro. A medida que aumentan las sinapsis también lo hacen el número de conexiones entre las neuronas. Esto expande el potencial del cerebro para aprender cosas nuevas y adaptarse rápidamente a las situaciones que presentan un reto. Por propia experiencia estoy convencida de que esta capacidad para aumentar el número de conexiones sinápticas a través de la variación continúa a lo largo toda nuestra vida. (…)

 

Movimiento consciente. Anat Baniel

Por favor deja un comentario...

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.