Humanos encerrados en jaulas…abiertas.

By Publicado en - aprendizaje en mayo 10th, 2018

Sabemos que algunas de las personas que participan en nuestros campamentos para adultos, una vez que regresan, hacen cambios importantes en sus vidas. Algunos han dejado el trabajo o han decidido cambiar de lugar de residencia, incluso de país, o han dejado o iniciado relaciones personales.
Nos causaba sorpresa que tras unos pocos días de convivencia y juegos, las personas encontraran otros enfoques, o tomaran decisiones que quizá estaban siendo postergadas. Y sin embargo, textos como el que vais a poder leer a continuación, explican por qué si nos colocamos fuera de nuestro entorno físico y nuestro entorno social habitual, es mas fácil que nuestra mente se aleje de los condicionamientos y descubra otras posibilidades.

«A principios del siglo XX, el psicólogo conductivista Edwars Lee Thorndike hizo experimentos con gatos sobre el llamado condicionamiento operativo. Enjaulaba a un gato hambriento y lo recompensaba con comida si éste lograba escapar de la jaula. Calculaba cada vez cuánto tiempo tardaba el gato en escapar y con qué habilidad lo hacía. Al principio el gato era lento y encontraba la salida de la jaula por una mezcla de casualidad y exploración, pero al cabo de un tiempo, se volvía hábil y lograba salir de la jaula para comer sin dificultad. Estos experimentos fueron la base de de lo que se llamaba curva de condicionamiento. El gato aprendía, a través del condicionamiento, a encontrar la comida con rapidez y seguridad. Esa es una ventaja indudable del condicionamiento para el gato.

Entonces Thorndike empezó a poner la comida en otro lugar con una trampa, o en una jaula en la que el gato necesitase cierta creatividad o suerte para entrar. Esta vez el gato solía ceñirse a la técnica anterior, convencido de que tarde o temprano encontraría la comida, condicionado por su experiencia anterior. La salida le resultaba así mas difícil, pues al principio empleaba mucho tiempo intentando salir de la jaula sin cambiar sus hábitos.

A menudo los humanos reaccionamos de forma muy parecida -encerrados en patrones fijos, incrédulos y sin reacciones cuando éstos no arrojan los resultados esperados-. Nuestros condicionamientos nos obligan a vivir en un habitáculo mental desde el que no imaginamos ya ni siquiera una visión del mundo diferente a la percibida desde nuestra jaula. Nos adaptamos tanto a nuestras restricciones que ya no somos conscientes de ellas. Estamos condicionados por nuestro entorno físico, por nuestros patrones emocionales y por las estructuras sociales que nos rodean. El condicionamiento suele consolidarse viendo a los demás vivir: nos empapamos de sus costumbres y sus acciones inconscientes.

Es un reflejo automático que resulta útil para poder vivir o trabajar juntos porque nos permite desempeñar nuestros cometidos diarios de forma casi automática, sin malgastar energía. Sin embargo, esto puede convertirse en algo contrario a la resolución creativa de problemas.

Si desarrollamos un deseo consciente de explorar las posibilidades que existen fuera de nuestra forma de pensar condicionada, afirma el doctor Prasad Kaipa, especialista en innovación empresarial, surge una tensión creativa entre nuestro deseo de cambio y nuestra resistencia (así llamamos al miedo a lo desconocido que frena nuestras posibilidades de comprensión y de cambio). Esta tensión creativa puede abrir puertas mentales y emocionales que habían estado cerradas y que permiten acceder a un nivel de consciencia y una visión panorámica más amplias de la vida y de nuestras circunstancias personales, que nos permiten vislumbrar dimensiones vitales ocultas hasta entonces.
Cuando alcanzamos la edad adulta, existen algunos ámbitos básicos en los que se esconden los prejuicios acumulados que nos condicionan. Entre ellos destacan por una parte los recuerdos dolorosos y su consiguiente miedo a sufrir, y por otra la presión social de los demás, que podría denominarse el ego colectivo.» Elsa Punset «Brújula para navegantes emocionales».

Por favor deja un comentario...

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.